Usted está aquí:Entrevistas y Columnas/Los partidos tradicionales y sus conflictos con la democracia

Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras

Las actividades de las FFAA en la frontera "tienen como cometido realizar la necesaria disuasión ante la posible incursión  de grupos armados o de actividades ilícitas tales como contrabando de armas o drogas" Las actividades de las FFAA en la frontera "tienen como cometido realizar la necesaria disuasión ante la posible incursión de grupos armados o de actividades ilícitas tales como contrabando de armas o drogas"

POR JAIME IGORRA*


Una frontera representa el límite a la actuación soberana de un país, siendo la línea que separa dos formas diferentes de tratar aspectos políticos, militares y socio-económicos en interés de los habitantes de cada Nación. Es posible diferenciar diferentes tipos de frontera.
El Ejército Nacional ya patrulla la frontera seca con la República Federativa del Brasil y la Prefectura Nacional Naval- Armada Nacional, lo hará en el litoral con la República Argentina y Laguna Merim que limita con Brasil, para lo cual se dispondrán los apostaderos y medios adecuados.
Estas acciones tienen como cometido realizar la necesaria disuasión ante la posible incursión de grupos armados o de actividades ilícitas tales como contrabando de armas o drogas.
Hace ya algún tiempo, el entonces Comandante en Jefe del Ejército, Gral. Pedro Aguerre, con anuencia del Sr. Ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, impartió las órdenes correspondientes.
Para cumplir con esta misión se cuenta con las Unidades de Caballería con asiento en Río Branco, Melo, Rivera y Artigas. Estas Unidades cuentan con medios mecanizados.
El carácter disuasivo de estas operaciones frenó en gran medida el abigeato de ganado en la zona ya que en los últimos años había alcanzado importantes pérdidas para nuestra economía.
También estos controles militares buscan información para contener a grupos armados o terroristas que puedan operar en la zona.
El espacio aéreo es controlado por un nuevo sistema de radares, el cual también controla vuelos clandestinos de narcotraficantes.
Oportunamente, El Ejército presentó en el Batallón de Apoyo y Servicios de Comunicaciones Nro. 2, el nuevo sistema de vigilancia terrestre.
Este sistema tiene como objetivo vigilar y monitorear principalmente la frontera seca con Brasil.
Las cinco unidades en operaciones están montadas en vehículos Land Rover, permitiendo la vigilancia, detección de blancos (personas, ganado, vehículos, etc.) y el reconocimiento e identificación en un rango de 360 grados.
Cuentan con Radar Aselsan ACAR (Advanced Capability), una cámara térmica, una cámara TV Diurna y telémetro láser.
Estos radares operan en banda KU (satelital), clasifican automáticamente los blancos y utilizan sistema TWS de rastreo de blancos mientras escanea, disponiendo también de dispositivos de mapeo digital.
Desde la unidad en operaciones se emite una señal al satélite, la estación terrena de ANTEL en Manga mediante fibra óptica, manda la información al Comando o División de Ejército, donde se decide la respuesta.
Detecta vehículos livianos a 20 Km., helicópteros a poca velocidad y baja altura a 35 Km., tanques o similares (convoy) a 40 Km.
El Ministro de Defensa Nacional es informado sobre el funcionamiento y operación de estos equipos.
Brasil oportunamente desplegó en nuestra frontera el Operativo Ágata desplazando 7.000 soldados y policías contra el crimen organizado. Estas medidas se tomaron antes del mundial de fútbol del 2014 y fueron también necesarias para las olimpíadas del 2016 ya que estos eventos concitan la atención de grupos delictivos. De cualquier modo la vigilancia de fronteras es necesaria en todo momento.
Nuestra presencia militar en la frontera, con un marco legal parecido al de nuestros vecinos, puede disuadir y cooperar para que nuestro territorio no sea utilizado como base por parte de organizaciones transnacionales cuya capacidad de empleo de la fuerza sobrepase a la policía y nos convierta en una amenaza a la seguridad propia y de los países vecinos.
Este razonamiento involucra a todas las Fuerzas Armadas (Ejército Nacional, Armada Nacional y Fuerza Aérea).
La Policía Aeronáutica controla los scaners de control de equipajes en los aeropuertos y con sus radares y medios de vuelo el espacio aéreo. Uruguay no cuenta con Ley de Derribo a diferencia de nuestros vecinos.
La naturaleza de las Fuerzas Armadas y la de la Policía si bien deben llegar a ser complementarias, son lo suficientemente diferentes, como para que no exista una rivalidad en detrimento del fin supremo, como lo es la seguridad e integridad territorial y ciudadana.
La Armada Nacional recientemente realizó maniobras en el Río Uruguay que incluyeron tanto el espejo de aguas como las islas en las corresponde soberanía uruguaya. Dadas las circunstancias socio-económicas del país vecino, como las operaciones del narco tráfico en la hidrovía, estas acciones seguramente serán incrementadas.
Un país democrático, con respeto a los derechos y a la Ley, no tiene otros objetivos determinados por el poder legítimo para el empleo de la Fuerza, que no sea la pública felicidad.
Fuentes: Noticias de prensa, GEDES (Obs. Sudamericano de Defensa y Fuerzas Armadas).

*General (r), arquitecto, integrante de Asamblea Uruguay

Valora este artículo
(1 Voto)