Usted está aquí:Discursos y Documentos/Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal de 2016

BOLETÍN 2121 - ENTREVISTAS - 08/01

Tolosa: "El gran desafío de Antel es mantenerse con competidores como Netflix, Spotify y WhatsApp" Tolosa: "El gran desafío de Antel es mantenerse con competidores como Netflix, Spotify y WhatsApp" Entorno inteligente

ENTREVISTAS 2018

Astori: “Muy anciano” es oponerse al TLC con Chile; el FA debe renovar eso, no lo que “podamos representar Vázquez, Mujica y yo”
Entrevista con Búsqueda ya divulgada en el Boletín 2121. Está en nuestra web 2121.org.uy y en el Facebook Asamblea Uruguay
Acceder
http://www.2121.org.uy/index.php/columnas/item/1195-astori-muy-anciano-es-oponerse-al-tlc-con-chile-el-fa-debe-renovar-eso-no-lo-que-podamos-representar-vazquez-mujica-y-yo

También en nuestros medios está la entrevista de Danilo Astori con En Perspectiva del 29 de diciembre, enviada por correo en el Boletín 2121 de ese día.
Acceder
http://www.2121.org.uy/index.php/columnas/item/1193-astori-entrevista-en-perspectiva


JOSÉ CARLOS MAHÍA
"Dicen que apoyan a Astori y por otro lado le dan palo"
En un mes dejará la presidencia de la Cámara de Diputados, la que le tocó liderar justo cuando el Frente Amplio perdió su voto 50, algo que tomó con “naturalidad”.
El diputado de Asamblea Uruguay se quejó del trato que se le está dando al ministro de Economía Danilo Astori en la interna del Frente Amplio, donde se viene cuestionando su candidatura. Además dejó en claro que nadie está pensando en hacer campaña hablando del equilibrio fiscal y el grado inversor, como dijo José Mujica.
El País, 02/01/2018
—¿Qué balance hace de su gestión en la presidencia de la Cámara de Diputados?
—Me siento satisfecho y hago un balance positivo porque creo haber contribuido al acercamiento del Parlamento hacia la sociedad. Para ello utilicé el tema de la cultura y se hicieron recitales donde se buscó la resignificación de espacios como el Salón de los Pasos Perdidos. Desde lo institucional abrí el Parlamento a la gente y en el relacionamiento con los partidos brindé mucho respeto y me sentí respetado como presidente de la Cámara.
—Hubo cierto cuestionamiento cuando se consideró el proyecto de ley que establece que los residentes en el exterior tienen el derecho a voto
— La oposición aclaró que valoraba mi persona y mi año como presidente. Discreparon con la interpretación que se hacía del proyecto, lo cual es legítimo. Me parece que las condiciones en las que se presentó el proyecto ameritó, de un lado y de otro, reacciones exageradas. Se llegó a decir que se ponían en juego las relaciones institucionales y que el Frente presentara sobre fin de año una iniciativa de esas características también pudo ser exagerado.
—¿No tendría que haberse presentado el proyecto?
— Me parece que se tendría que haber procesado distinto, con mayor nivel de discusión y no así. Pero mi interpretación era que se creaba una comisión. Para discutir el fondo del asunto del voto en el exterior, sí se necesitan mayorías especiales de dos tercios.
—¿A qué atribuye la pérdida del voto 50 del Frente Amplio?
—Hay un tema ideológico en el Frente y necesitamos procesar un debate fraterno, pero debate al fin. En algunos casos a veces el estar tan concentrados en la gestión y en el gobierno nos hemos restringido ese tiempo. En el caso de Gonzalo Mujica fue más de fondo con el Frente, el caso de Darío Pérez es otra cosa.
—¿Debe haber algún mandato político para que Darío Pérez vote el impuesto a militares?
—Comparto la decisión de no haber apurado la aprobación del proyecto de impuesto. A veces en política hay que saber manejar los tiempos y sobre todo no atropellar, ni llevar a nadie puesto. Hay que combinar la fortaleza en la conducción con el saber articular. Me parece que todo este tema del impuesto a militares va a tener ahora otro contexto y eso va a permitir posicionarte distinto. Fue sano no insistir ahora. Este año que comienza hay que insistir, pero capaz no con igual formato.
—¿Pero tiene que cobrarse un impuesto a retirados?
—No tengo la forma, eso lo tendrá que definir el Ejecutivo, pero hay que cambiar el contexto de la discusión.
—¿Cree que hay perfilismos que están perjudicando la unidad interna?
—Siempre hay en la política, el tema es cómo se regulan. A veces hay iniciativas que se hacen para saludar a su propia hinchada y pierden de vista el proyecto en su conjunto. La condición humana es así, hay que saberlo manejar y tener cuidado con eso, pero es parte de la vida política.
— Se cerraron judicialmente los casos del exministro de Economía Fernando Lorenzo y el extitular del Banco República Fernando Calloia. ¿El Frente debería volver a retomar la derogación del delito de abuso de funciones?
—Yo creo que sí, creo que para este 2018 tendría que estar en agenda, de todo el sistema político. Hay que hacer una modificación, no creo que la recomendación lisa y llana de derogar, que hacen los catedráticos, sea la más viable políticamente, ni la mejor. Pero sí una regulación que permita especificar más el delito y decir que hay abuso de funciones cuando se perjudica al Estado a nombre propio o de terceros. Eso va a permitir salir de una posición muy difícil para que una figura jurídica se pueda utilizar de forma indiscriminada y sin garantías. No pasa por la derogación, sino la regulación.
—¿El FA pagará algún costo político por el caso del exvicepresidente Raúl Sendic?
—Hay que verlo hacia el futuro. Si esta pregunta se me hacía a mitad del año 2017, capaz que la respuesta era otra. En realidad el cómo se resolvió el tema Sendic, con una postura firme del Tribunal de Disciplina y la renuncia de él, generó una reacción buena en el sentido de desactivar un problema fuerte y delicado. Hoy el Partido Nacional, que hizo un escándalo por esto, tiene en su seno una circunstancia difícil con el intendente (Agustín) Bascou que no logró resolver. Todos podemos tener episodios de irregularidades, el tema es cómo uno se para.
—El expresidente José Mujica dijo que no se ganan campañas hablando de grado inversor y equilibrio fiscal. ¿Cómo observa este cuestionamiento al ministro Danilo Astori?
—Estoy de acuerdo en que no se gana una campaña hablando de eso y no creo que nadie esté planteando hacer un eslogan de campaña o una campaña con eso. Me parece que se busca caricaturizar cosas que nunca van a suceder. Es un absurdo pensar hacer una campaña hablando de eso.
—Mujica primero prometió respaldo a Astori y ahora salió a cuestionarlo. ¿Se puede presentar sin el respaldo de la principal figura del MPP?
—Ni siquiera está resuelto lo de la candidatura. Me resulta paradójico que por un lado se plantea apoyo y por otro se salga a dar palo. Todavía va a correr mucha agua debajo del puente y para tomar una decisión tiene que estar primero el convencimiento de quién quiera ser candidato y en segundo lugar una política de alianzas adecuada para respaldar una iniciativa de candidatura. Las dos cosas no están ni discutidas ni resueltas.
—Se habla mucho de unidad pero como decía ya están apareciendo los palos
—No son todos, nosotros nunca salimos a darle palo a nadie y hemos priorizado siempre la acción del gobierno a lo electoral. Lo que pasa y me parece un error es hablar un día sí y otro también de candidaturas.
—La vicepresidenta Lucía Topolansky opinó que hay que cerrar la etapa de Tabaré Vázquez, Mujica y Astori como candidatos. ¿Coincide con eso?
—Vázquez, Astori y Mujica son los tres mayores líderes de los últimos 15 o 20 años, prescindir de ellos en una campaña en 2019, sería el mayor error político. Eso no quiere decir que alguno de ellos tenga que ser candidato.
—¿Hay cierto temor a un veto a Astori en la interna del FA?
—Veto no va a haber, yo lo descarto. En estos días cuando pasó lo de los cincuentones me hizo acordar a la situación de (Lionel) Messi con la selección argentina, cuando no le daban los resultados que quería y cuando él dijo: ´hasta aquí llegue´y todos decían no se puede ir. Hay que tener cuidado y respeto. Hemos tenido una conducta unitaria, que no la vamos a dejar, pero en realidad no me parece justo que no se tenga un trato más fraterno.


SEBASTIÁN HAGOBIAN*
“La interna de la Unión Europea es la que está trancando el acuerdo”
El licenciado en relaciones internacionales señaló que hay “temas sensibles”, como son los lácteos y las carnes, que aún no han sido resueltos. Explicó que Francia es el país que más ha presentado reticencias por ser productor de materias primas.
Sebastián Hagobian, licenciado en relaciones internacionales y participante del equipo de negociación del Mercosur en el acuerdo con la Unión Europea, habló con La República sobre los detalles de la negociación. Según sus palabras, la gran mayoría de los capítulos ya están acordados, pero faltan los “sensibles”, que son, por ejemplo, el tema agrícola y carnes. “Esperamos exportar más, pero la propia interna europea con un Macron (presidente de Francia) creciendo, hace que la situación se dificulte. Francia está potenciándose y eso obviamente al Mercosur lo complica porque dicho país es productor de materias primas que compiten con nosotros. Por tanto, la interna de la Unión Europea es la que está trancando el acuerdo, por lo que primero tiene que dirimir sus problemas internos”.
Según sus palabras, es una “gran oportunidad para América Latina”, ya que es un acuerdo que posiciona en “muy buenos términos” a la región. Afirmó que la negociación siempre fue en “muy acelerada”. Explicó, además, que el Mercosur actuó en forma “unida y coordinada”. Asimismo, señaló que “si no se llega a un trato, es muy difícil que la Unión Europea y la región lleguen a un acuerdo de acá a diez años”.
Cabe mencionar que Hagobian es miembro de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio y coordinador por el mismo tema en Asamblea Uruguay.
¿Cómo definirías a este acuerdo?
Es una gran oportunidad para la región, ya que nos revitaliza. Nos parece que el Mercosur estuvo paralizado durante mucho tiempo por diferencias internas. Por tanto, que se logre firmar un acuerdo de estas características es plenamente positivo. Para Uruguay también lo es porque nos permite seguir abriendo mercados y poder posicionar nuestra producción con menores impuestos y aranceles.
Al día de hoy tenemos 170 mercados, pero cuando asumimos en 2005 solo accedíamos a 60. A pesar de que aumentamos la cantidad de mercados, solo el 30% de ellos tienen acuerdos preferenciales con nosotros, lo cual nos pone en riesgo con la competencia extranjera. Entonces, lograr acuerdos de estas características son herramientas del comercio exterior. No hay que tenerle miedo a las siglas, no es porque sea TLC es bueno o malo. Tenemos que saber utilizarlo en pos de negociaciones correctas, que no pongan en peligro el desarrollo nacional.
¿Qué consecuencias tendría tanto para Uruguay como para el Mercosur?
Desde nuestra perspectiva es un pacto favorable, siempre y cuando se contemplen las demandas del Mercosur, principalmente con los productos agrícolas. Es importante recordar que somos nosotros los que más proveemos este tipo de mercadería. En términos generales, es un acuerdo que nos posiciona a nivel mundial en un mundo donde va rumbo al proteccionismo. Lograr un acuerdo bilateral es un eslabón positivo para el Mercosur, que estuvo inactivo durante mucho tiempo. Conseguir ingresar a la Unión Europea con menores aranceles para Uruguay es algo sumamente importante porque producimos calidad y no cantidad, pero la calidad es cara en todo el mundo. Si a eso le agregamos los aranceles y los impuestos, nuestra producción queda por fuera de los rangos de competitividad. Es por esta razón que llegar a un acuerdo sería netamente beneficioso para Uruguay.
Con respecto al Mercosur, hay consecuencias diferentes en función de los diversos países y realidades. Por ejemplo, Brasil y Argentina tienen una industria fuerte que proteger, la parte automotriz, por lo que hay varias cadenas esenciales que a ellos si les preocupan. Como en Uruguay no tenemos ese grado de industrialización (al igual que Paraguay) ese tema no nos preocupa e incluso sería beneficioso. Los productos europeos no competirían con los nuestros, salvo en la cadena de lácteos. Por tanto, los principales países latinoamericanos que ponen cuotas de riesgo serían Brasil y Argentina.
¿Crees que el tratado se firma este año?
Ese es un desafío. Debería estar firmado en 2018. Si no se acuerda este año, no se va a pactar porque solo quedan algunos capítulos sensibles que no deberían llevar mucho tiempo. En términos generales, hay determinados capítulos que ya están acordados. Por ejemplo, a mí me tocó estar en el equipo negociador del capítulo de facilitación del comercio, el cual está prácticamente acordado. Lo que falta es que se acuerden los demás capítulos para poder avanzar, porque en este tipo de negociación se acuerda todo o nada. Los temas más sensibles se dejan para el final, que son los más complicadas en acordar y los que más llevan tiempo, y son los faltantes. En otras palabras, la gran mayoría de los capítulos ya están acordados, pero faltan los sensibles. Lo que está tardando es el tema agrícola y carnes, que para nosotros es sumamente importante. La Unión Europea nos está proporcionando una hamburguesa por persona, pero eso es poco para las aspiraciones que tenemos desde el Mercosur. Esperamos exportar más, pero la propia interna europea con un Macron (presidente de Francia) creciendo, hace que la situación se dificulte. Francia está potenciándose, no tanto a la altura de Alemania, pero está teniendo un rol más protagónico y eso obviamente al Mercosur lo complica porque Francia es productor de materias primas que compiten con América Latina, como es el tema lácteos y carnes. Evidentemente los franceses son sensibles a este tipo de acuerdo.
¿Cómo definirías que ha sido la negociación?
La negociación fue siempre en buenos términos y muy acelerada con respecto a la que sucedió en 2012, que no llegó a buen puerto y fue muy lenta. Repito, en esta oportunidad se logró acordar la mayoría de los capítulos. Faltan las partes más sensibles del acuerdo que siempre se dejan para el final. Pero creo que la negociación fue buena, el Mercosur actuó en forma unida, ordenada y fue la primera vez que le tocó a Uruguay ser el coordinador en Mercosur. El año pasado se destacó la participación de los coordinadores uruguayos al frente de la organización por el bloque regional. Actualmente la negociación la encabeza Argentina. Creemos que hicimos un buen trabajo, que estuvimos a la altura de lo que el Mercosur pretendía, se negoció con celeridad y con las pausas que tenían que hacerse. Lo importante es que los acuerdos son herramientas en el comercio que hay que trabajarlas, que tienen sus tiempos. No se pacta rápidamente porque están en juego muchas cosas. Hay que negociar antes seguro que rápido.
Hace unos días el presidente dijo que el papel decisivo lo tiene la Unión Europea, ¿esto es cierto?
Sí, es cierto porque la Unión Europea primero tiene que dirimir problemas internos. Mientras que Alemania está dispuesta a firmar el acuerdo, Francia tiene sus reticencias sobre los capítulos agrícolas. Entonces la interna de la Unión Europea es la que está trancando llegar a buen puerto. Sin embargo, creemos que se va a dirimir y que las posiciones más multilateralistas del comercio van a triunfar en Europa como lo vienen haciendo. Pensamos que no van a ganar las visiones proteccionistas, que le hacen mal al comercio y que son muy parecidas a las de Trump. Cuando ganó Macron, pensamos que era un alivio, pero evidentemente está marcando su proteccionismo en el marco del plano comercial. Entonces, creemos que por un lado el nudo lo tiene la Unión Europea y por el otro necesitamos acordar los temas sensibles.
¿Por qué este tema lleva 20 años de negociación y nunca se ha llegado a una resolución?
Porque son diferentes etapas y coyunturas. La última fue la del 2012, en la cual la Unión Europea no era tan favorable a lo que es la firma de este tipo de acuerdos, porque estaba Gran Bretaña que se oponía a este tipo de tratados. Ahora con el Brexit, las cosas cambian. Hoy por hoy la coyuntura es totalmente diferente. Estados Unidos ya no quiere negociar con la Unión Europea un acuerdo de libre comercio y el Brexit hace que Gran Bretaña no sea un participante grande de la Unión Europea de características proteccionistas. Además, hoy tenemos un Mercosur que está dispuesto a trabajar en temas comerciales y llegar a acuerdos y acercamientos con otros bloques, como es, por ejemplo, la Alianza para el Pacífico. Entonces, hay otra coyuntura. Por tanto, en el 2012 las voluntades estaban pero la coyuntura no favorecía para este tipo de acuerdos. Actualmente la coyuntura es otra y creo que es importante aprovechar este tipo de acercamientos para lograr concretar este acuerdo. Repito, si no se llega a un trato, es muy difícil que la Unión Europea y el Mercosur lleguen a un pacto de acá a diez años.
LOS PAÍSES QUE PRESENTAN RETICENCIAS
“Uno de los países que está teniendo más dificultades en la negociación es Francia. España también pone sus trabas. En términos generales, todos los países que son de origen agrícola son los que más tienen dificultades. Básicamente son Francia a la cabeza, España e Italia. El resto de los Estados son proclives a firmar y además Alemania le está dando impulso a la negociación, lo cual nos tranquiliza porque este país siempre ha jugado un rol preponderante en la Unión Europea”, declaró Hagobian.
LA INTERNA DEL FRENTE AMPLIO
Hagobian declaró que este tema no se ha analizado en el Frente Amplio. “Lo hemos discutido también en el marco de lo que era el TLC con Chile y los temas de inserción internacional, pero no hemos profundizado en el acuerdo, porque lógicamente todavía está en una etapa de negociación. Como estas circunstancias son cambiantes, se entiende que se debería discutir cuando el texto este firmado. Esta es la mejor modalidad, porque cuando se está negociando, un día podemos tener un texto y al siguiente otro, por lo que se debería rediscutir constantemente. Por tanto, creo que lo mejor es debatir este tipo de acuerdos cuando ya está presentado el texto definitivo, tal como se hizo con el TLC con Chile”.
LAS NOVEDADES DEL TLC CON CHILE
Con respecto al TLC con Chile, Hagobian afirmó que se sigue discutiendo en la interna del Frente Amplio. Explicó que la presidencia del partido está analizando el tema y agregó que se creará un grupo de trabajo para discutir el asunto. “El presidente Vázquez y Piñera reafirmaron la intención de rectificar el acuerdo, lo cual es un compromiso que el presidente ha asumido y que creemos que es importante respaldarlo. Cabe mencionar que es un acuerdo positivo para el país. El Frente Amplio sigue analizando y discutiendo en la interna. No es un tema fácil porque en mi fuerza política hay diferentes visiones, pero seguramente en el transcurrir de este año tendremos una resolución, porque ya es un compromiso asumido por el país que la fuerza política tiene que dar respuesta”.
FRASES
“No hay que tenerle miedo a las siglas, no es porque sea TLC es bueno o malo. Tenemos que saber utilizarlo en pos de negociaciones correctas, que no pongan en peligro el desarrollo nacional”.
“Hoy por hoy la coyuntura es totalmente diferente. Estados Unidos ya no quiere negociar con la Unión Europea un acuerdo de libre comercio y el Brexit hace que Gran Bretaña no sea un participante grande de la Unión Europea de características proteccionistas. Todo esto favorece a la concreción de este tipo de acuerdos”.
*Lic. en Relaciones Internacionales. Miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales del @Frente_Amplio@asambleauruguay Vicepresidente de@COPPPALJuvenil>

MARIO BERGARA - PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL DEL URUGUAY

"El desafío principal es sostener la estabilidad del sistema financiero"
CRONICAS, 29/12/2017
Aunque la reducción significativa de la inflación marcó este año en materia económica, mantener la estabilidad financiera es uno de los principales desafíos a los que se enfrenta el Banco Central del Uruguay (BCU), según su presidente, Mario Bergara. El optimismo perdura, pero ve una amenaza en el contexto global de alta incertidumbre.
¿Qué evaluación hace del 2017 para el BCU?
El 2017 fue de celebración para la institución por cumplir sus primeros 50 años de existencia. A lo largo del año se realizaron diversos eventos que permitieron a funcionarios y funcionarías de hoy y de ayer rememorar la historia del BCU, en base a sus valores, su compromiso y sus aprendizajes. También se compartió la celebración con todos aquellos agentes públicos y privados que interactúan con la institución y con la sociedad uruguaya.
En materia del cumplimiento cabal de las funciones bancocentralistas, asistimos a una reducción significativa de la inflación, ubicándose luego de un tiempo prolongado, dentro del rango meta deseado. En cuanto a la salud y la estabilidad del sistema financiero, también se aprecia una situación adecuada. La regulación y supervisión del mismo, sumadas a un conjunto de medidas de carácter macroprudencial, permiten dar seguridades en materia de estabilidad financiera para la economía uruguaya en general.
Las medidas desplegadas se hicieron con la necesaria consistencia de políticas y con atención a objetivos múltiples, que incluyen la salud de las cuentas públicas y la competitividad de las empresas uruguayas. Asimismo, se trabajó intensamente en la dirección de implementar la estrategia de inclusión financiera, coordinando con los otros agentes relevantes del Estado.
También corresponde destacar la consolidación de la planificación y gestión estratégica de la institución, que permite un aprovechamiento más racional y eficiente de los recursos para el mejor cumplimiento del mandato legal de la entidad. Por último, sentimos que nuestro contacto directo con la sociedad ha seguido profundizándose, sobre todo por el despliegue de nuestro programa de educación económico-financiera BCU Educa, en todo el país.
¿Cómo vislumbra el futuro inmediato y cuáles son los desafíos que tiene el BCU por delante en 2018?
Un desafío principal consiste en sostener el marco de estabilidad recién comentado, que implica mantener los guarismos inflacionarios dentro del rango objetivo y preservar el sano funcionamiento del sistema financiero y el sistema de pagos. En todas estas áreas, somos optimistas, sin dudas.
El contexto global está caracterizado por alta incertidumbre y volatilidad, con mercados financieros exuberantes ?con los riesgos de ajustes que esa exuberancia genera-, y con procesos tecnológicos que desafían el funcionamiento monetario y financiero de nuestra economía. Por ejemplo, debemos seguir con atención el desarrollo de las criptomonedas y avanzar en la evaluación del plan piloto de emisión de billetes digitales por parte del BCU. Este plan está en la mira internacional, porque el nuestro es el primer Banco Central del mundo en dar pasos concretos en esta materia, posicionando al país en lugares de vanguardia en cuanto a la visión del mundo y a la adaptación a tecnologías novedosas.
También nos desafía el despliegue de las plataformas electrónicas en el sistema financiero -las llamadas FinTech-, dado que para definir marcos regulatorios adecuados, debemos comprender en qué consisten, cómo compiten y cooperan con los agentes tradicionales, como éstos se adaptan a las nuevas tecnologías y qué oportunidades y riesgos generan. La tensión entre innovación y seguridad es un ingrediente permanente en la historia del sistema financiero y para resolverla adecuadamente, lo primero es entender lo que está pasando. Por tal motivo, hemos convocado a todos los agentes interesados a un grupo de trabajo, que incluye a bancos, empresas de seguros, bolsas de valores, FinTechs, la ANII, etc.
Asimismo, pretendemos seguir consolidando la pro-fesionalización de la gestión en la institución, procurando obtener la certificación integral de calidad de procesos de todo el BCU, objetivo que nos colocaría en un lugar de privilegio y orgullo a nivel nacional e internacional.
¿Qué posibles amenazas ve en el horizonte?
Las amenazas están asociadas a lo ya mencionado: un marco global de incertidumbre política y el desenfreno en los mercados financieros internacionales derivados de la abundancia de liquidez y la búsqueda de rentabilidad en los países emergentes como el nuestro. Los flujos de capitales se basan en expectativas volátiles sobre las condiciones financieras y los tipos de cambio.
Este panorama obliga a enfatizar el enfoque de administración de riesgos en la política económica: identificar vulnerabilidad y mitigar los riesgos, consolidando una plataforma de estabilidad que nos ha permitido navegar razonablemente en el mundo turbulento e incierto en el que vivimos. Somos optimistas porque confiamos en esa plataforma que hemos construido. Solo sobre bases de estabilidad podemos seguir contribuyendo al crecimiento económico y al bienestar social.
¿Y a favor qué tenemos?
Justamente, esas bases que nos han permitido absorber shocks externos de magnitudes significativas, tales como la crisis financiera global de 2008, los desórdenes en varios países europeos en 2011-2012 y la brutal incertidumbre de las políticas de los países avanzados, que tiene sus puntos altos en el Brexit y en el triunfo de Trump en Estados Unidos.
Además, tenemos a favor la capacidad de renovar nuestra forma de ver las cosas, actualizarnos y responder a tiempo a los desafíos que nos presenta el mundo y la dinámica tecnológica.
En el terreno bancocentralista, también destaco las capacidades humanas que nos permiten estar al día a la hora de diseñar e implementar las estrategias en todos los órdenes que le competen a la institución.
¿Cómo ve el desarrollo del proceso de bancarización? ¿Marcha a la velocidad adecuada o debería tener otro ritmo?
No vemos un proceso de bancarización sino de inclusión financiera, como parte de una estrategia de inclusión social. No tenemos dudas de que es claramente beneficiosa para los uruguayos. Está permitiendo un mayor acceso a todos, particularmente a micro y pequeñas empresas y a las familias de menores recursos, a los servicios financieros que, usados responsablemente, redundan en mayor bienestar de la gente. Se generaron nuevas reglas de juego en los mercados, imprimiendo más competencia en beneficio de los usuarios y haciendo gratuito un conjunto de transacciones que los bancos cobraban previamente.
A su vez, se está estimulando un cambio sustancial en la forma en la que los uruguayos hacemos los pagos, pasando de un sistema basado en el efectivo y los cheques, a uno basado en los medios electrónicos -tarjetas de crédito y débito, transferencias, instrumentos de dinero electrónico, entre otros-. Mientras el sistema previo miraba hacia el pasado, era arcaico, opaco, inseguro, costoso e ineficiente, el sistema que se impulsa mira hacia el futuro, es moderno, más transparente, informativo, brinda más seguridades y es más eficiente y económico.
Los ritmos son los que la sociedad le está imprimiendo. Se va aprendiendo sobre la marcha y por eso la implementación tiene sus pequeñas fricciones. Pero de todas maneras, ya se está notando un cambio importante y positivo, lo que demuestra la aceptación por parte de los uruguayos.
¿Por ejemplo?
En el sistema de pagos, las transacciones con tarjetas de débito se han multiplicado por más de 15, se está reduciendo al uso del efectivo y de los cheques, y los pagos electrónicos, que eran el 8% del total, pasaron a casi el 30% en solo tres años. El uso de cuentas bancarias ha crecido enormemente para el pago de remuneraciones y pasividades, así como los nuevos instrumentos de dinero electrónico. El avance es notorio. Algunos instrumentos contenidos en la ley aún no han tenido desarrollo en el funcionamiento cotidiano, como el crédito de nómina y el subsidio para el ahorro de los jóvenes para la vivienda. De todas maneras, el balance es altamente positivo.
¿Cómo se para el BCU frente al crecimiento frenético de la cotización de la criptomoneda más famosa, el Bitcoin? ¿Debe regularse? ¿Hay riesgo de estallido de una nueva burbuja a nivel global?
Las criptomonedas, como los Bitcoins o los Ether, son herramientas que no tienen un ente emisor, que tienen mecanismos de validación complejos, que permiten transacciones y que pueden operar como mecanismos para validar contratos inteligentes. Hay que entender más qué significan estos instrumentos en términos monetarios. Hasta el momento no han jugado un rol importante como medios de pago, pero de a poco se perfilan como instrumentos de reserva de valor.
A su vez, la tecnología que utilizan, el Blockchain, puede expandirse para dar soporte a múltiples procesos en el funcionamiento de los mercados y a procesos de funciones del Estado. Abre un mundo de posibilidades.
Con respecto al proceso desenfrenado del valor de los Bitcoins, evidentemente trasunta una enorme volatilidad, algo negativo para cualquier moneda que procure ser unidad de medida, y genera claras preocupaciones en cuanto a su sostenibilidad y cumplimiento. Está claro que dadas estas características, no pueden ser una alternativa para la inversión de las- reservas internacionales del país, no solo por su inestabilidad, sino también porque no son claros los fundamentos de esa evolución errática.

"En el 2017 se trabajó intensamente en la dirección de implementar la estrategia de inclusión financiera"

"El contexto global está caracterizado por alta incertidumbre y volatilidad, con mercados financieros exuberantes y con procesos tecnológicos que desafían el funcionamiento monetario y financiero de nuestra economía"


ANDRÉS TOLOSA, PRESIDENTE DE ANTEL
"El gran desafío de Antel es mantenerse con competidores como Netflix, Spotify y WhatsApp"
CRONICAS, 29/12/2017
Aunque Uruguay está bien posicionado a nivel mundial en el acceso a internet, el mercado de las telecomunicaciones tiene mucha competencia no directa con la que hay que lidiar. Es el caso de algunas apps que representan un desafío para Antel, que debe "estar permanentemente planificando cambios en la tecnología para que éstas no dañen sus ingresos".
¿Qué evaluación hace del 2017 para Antel?
El 2017 ha sido un excelente año para nosotros. Lo vamos a cerrar con un balance contable positivo, como viene pasando en todos los años anteriores ya desde hace un largo tiempo. Incluso, este va a ser un poco mejor que el anterior en cuanto a los porcentajes -el margen de utilidad será del orden de un 10%-; vamos a tener muy buenos resultados.
A su vez, este año logramos la finalización del proyecto del cable submarino internacional, en el cual Antel y Uruguay van a tener fibras exclusivas hasta Estados Unidos para uso propio. Con eso se asegura la capacidad de nuestro país para el futuro próximo y lejano en lo que refiere1 a capacidad-costos. Eso es muy importante porque nos da una soberanía muy especial en la conexión al centro de internet, que está en Estados Unidos.
Hemos tenido otros importantes logros. Por ejemplo, obtuvimos el Premio Nacional de Calidad por la atención a los clientes, por parte del Instituto Nacional de la Calidad, con una mención especial -en calidad de género. También obtuvimos dos Campanas de Oro por la publicidad de Diego Godín, una de ellas en digital, que es una forma de publicidad que está avanzando mucho.
Esos son los grandes logros, además de que la empresa viene funcionando bien con sus números. Y hay otros proyectos que siguieron su avance, como el Antel Arena, que va a culminar en el segundo semestre del año próximo.
Justamente, ¿cómo vislumbra el futuro inmediato y cuáles son los desafíos que tiene la empresa por delante para seguir desarrollándose en nuestro país?
El mercado de las telecomunicaciones es muy competitivo y dinámico. Nosotros estamos compitiendo directamente con grandes operadores multinacionales en Uruguay, y también con empresas globales de internet que ofrecen servicios directo a los clientes, como Netflix, Spotify.
Si bien hemos hecho acuerdos con muchas de estas compañías para ser intermediarios de estos servicios, hay una realidad del mercado y un gran desafío. Hay aplicaciones, como WhatsApp, que compiten directamente con nosotros, porque los mensajes de texto que antes se usaban en los celulares, hoy se transformaron totalmente en mensajes de una aplicación como esa, y también está ocurriendo con las llamadas telefónicas de los móviles.
El gran desafío de Antel es poder mantener su negocio, sus ingresos, su competitividad, sus márgenes de utilidad, con esos competidores, y lo estamos enfrentando. La empresa se transformó mucho en los últimos años: pasó de ser puramente de telefonía fija a móvil, después aparecieron los datos, y ahora el desafío es transformarse en una empresa totalmente de datos, tanto fijos como móviles.
Los ingresos de Antel van a provenir exclusivamente de los datos en los próximos años, y apuntamos a ir dándoles valor con servicios como los de Vera TV, Vera+, o proyectos como el Antel Arena, que nos van a potenciar otros ingresos de valor agregado asociados a la nueva tecnología. Entonces, hay grandes desafíos, hay que trabajar y mantener el nivel de inversiones adecuado porque la tecnología cambia permanentemente.
¿Cómo ve a Antel inserto en un mundo donde eso sucede? ¿La empresa está acompasando ese avance?
Sí, sin duda. En lo que respecta a la tecnología, estamos a nivel de los mejores países del mundo, de Europa, de Asia. Por ejemplo, Uruguay está entre los 10 primeros países del mundo con mayor porcentaje de hogares conectados a internet con fibra óptica, que permite la mejor calidad, el mejor ancho de banda y la mayor velocidad. Y en los móviles estamos con lo último. De la tecnología móvil 4G LTE, dimos un salto al siguiente paso, que es la quinta generación, que se llama 4.5G. Es un nivel intermedio pero que tiene mejoras muy sensibles en cuanto a la capacidad de trasmisión de datos.
En ese sentido, estamos bien posicionados, pero este mercado tiene mucha competencia y no es directa. Sobre internet se generan servicios competitivos con los de telecomunicaciones que un operador brinda, como la llamada telefónica, el mensaje de texto, entonces hay que estar permanentemente informándose y planificando cambios en la tecnología para que esos servicios no terminen dañando los ingresos de Antel.
Estamos trabajando bien, pero no podemos bajar los brazos. Hay que invertir siempre en infraestructura para trabajar con la última tecnología, para tener los mejores costos, los mejores servicios para los clientes, y que éstos no demanden un servicio que Antel no tenga y deban buscarlo en otro lado.
Precisamente en ese mundo, ¿qué puertas se pueden abrir, o qué negocios se pueden concretar para la compañía?
Con el cable submarino se nos abren buenas puertas en la región, tanto en Argentina, en Brasil, como en otros países, para poder ser proveedores de capacidad de acceso a internet directo a Estados unidos, o sea, vamos a tener un cable para uso propio de Antel ?y ya con ese está más que justificado [el proyecto]-, pero además vamos a tener la posibilidad de vender capacidad internacional en América Latina. Todos esos ingresos adicionales van a ser fondos frescos para Antel que van a venir muy bien para sumar a los ingresos locales.
¿Cuáles son hoy las líneas más rentables en el negocio de la empresa?
Las grandes líneas de ingresos de Antel son: la telefonía móvil, que hoy es del orden del 52%, la telefonía fija, que representa un 18-19%, y los datos fijos -el acceso a internet de los hogares, de las empresas-, que suman un 30%.
Por otro lado, las líneas que visualizamos, y que van a ser las que mantengan la rentabilidad de Antel, son los datos de acceso a internet y los datos móviles. Tanto la telefonía fija como la voz móvil van a ir decayendo en el monto de ingresos, y los vamos a ir compensando con los datos, tanto fijos como móviles.
¿Qué espera para el 2018?
Como decía, el Antel Arena va a estar listo en el segundo semestre de 2018. Falta la última parte de la obra, ya está prácticamente techado y se empiezan a hacer todas las terminaciones, y en los próximos meses ya vamos a tener la fecha de inauguración. Es un gran proyecto que va a tener un impacto muy importante en la ciudad y en todo el Uruguay como centro polifuncional de espectáculos deportivos, culturales y musicales, y un gran centro de convenciones. La tarea y el desafío es que esté la mayor cantidad de días al año funcionando.
¿Algo más que quiera agregar?
Un saludo a todos, sobre todo a nuestros clientes, que entendemos muchas veces los requerimientos y reclamos que nos hacen. Estamos presentes en redes sociales, donde generalmente lo que a uno le llega son las quejas, y tratamos de resolverlas de la mejor manera posible. Seguimos trabajando muy intensamente para eso, los trabajadores de Antel están en esa línea, y siempre trataiido de buscar servicios para obtener la mejor calidad-precio de servicios para todos los uruguayos. Deseamos un buen cierre de año para todos, un feliz año nueva y que comencemos de la mejor forma para un nuevo año de trabajo.

"Vamos a cerrar el 2017 con un balance contable positivo, incluso un poco mejor que el anterior; el margen de utilidad será del orden de un 10%"

"Los ingresos de Antel van a provenir exclusivamente de los datos en los próximos años"


JORGE POLGAR, PRESIDENTE DEL BANCO REPÚBLICA
"Las mipymes están muy desatendidas por la banca en general y por el BROU en particular"
CRONICAS, 29/12/2017
Jorge Polgar reconoció a Empresas & Negocios el debe que tiene el Banco República (BROU) con las mipymes, aunque aseguró que la entidad ayudará a sus nuevos clientes de ese rubro "a potenciar la operativa de sus empresas". Por otra parte, adelantó que en 2017 "el resultado de gestión del banco probablemente ascenderá a su valor más elevado desde 2010".
¿Qué evaluación hace del 2017 para el negocio del banco?
En materia de volumen de negocios -suma de los stocks de créditos y depósitos-, medido en dólares, el BROU seguramente cerrará el año con un leve incremento con respecto a 2016. A su vez, el porcentaje del banco en el total del volumen de negocios del sistema se situará en alrededor del 45%, como ha sucedido en los últimos años. En relación al resultado del ejercicio, es probable que en 2017 se sitúe en torno al doble del valor registrado el año pasado. De todas maneras, hay que tener en cuenta que la evolución del dólar tiene un fuerte impacto en la expresión contable del resultado del ejercicio, haciéndolo muy volátil. Por lo tanto, para evaluar el desempeño del banco de manera más apropiada, es recomendable considerar el resultado de gestión, que es la expresión del resultado antes de incorporar los aspectos contables de valuación -diferencia de cambio y ajuste por inflación- y el efecto del IRAE. Este año, el resultado de gestión del BROU probablemente ascenderá a su valor más elevado desde 2010, al menos.
¿Cómo vislumbra el futuro inmediato y cuáles son los desafíos que tiene el banco por delante en 2018?
El futuro es promisorio para el BROU porque tiene mucho para crecer. ¿Por qué? Porque en Uruguay todavía hay muchas personas y empresas que subutili-zan los servicios que brindamos. A partir de octubre de 2015, en el marco de la implementación de la Ley de Inclusión Financiera, casi 300.000 uruguayos eligieron al BROU para cobrar sus haberes. Probablemente se trata de personas que por primera vez están relacionadas con . un banco. Además, este año nos planteamos la meta de incorporar como clientes a 5.000 micro y pequeñas empresas, y la meta fue superada con creces.
Ahora tenemos el desafío de demostrarles a esos nuevos clientes, y también a muchos de los que ya lo eran, que tenemos productos y servicios financieros que pueden mejorar sus vidas y el desempeño de sus empresas. Esto está en línea con dos objetivos estratégicos que el BROU ha definido en los últimos tiempos: aumentar las colocaciones a nivel de empresas y familias, e incrementar los ingresos por servicios.
Respecto al crédito, la idea no es generar sobreendeudamiento, porque eso no sería positivo para los clientes y tampoco para el banco, sino poner a disposición de familias y empresas alternativas de préstamos más convenientes que las que actualmente encuentran dentro y fuera del sistema bancario, ya sea para consumir o para invertir. También apuntamos a promover el ahorro de las familias, y por eso lanzamos Ahorro en Sueldo, un producto diseñado especialmente para estimular y facilitar la conducta ahorrativa.
Al mismo tiempo, el BROU continuará promoviendo una mayor utilización de los medios de pago electrónicos, que son más cómodos para los clientes y que en algunos casos pueden ser fuente de ingresos por comisiones. Este es el caso de la plataforma Multipagos, un local de pagos virtual disponible en eBROU que cada vez es más utilizado y, por tanto, cada vez genera más ingresos por una actividad como el cobro de facturas, que hasta hace pocos años era totalmente inexplorada por el banco.
¿Qué posibles amenazas ve en el horizonte?
Para asegurar su liderazgo en el mercado uruguayo siendo rentable y competitivo, el BROU enfrenta el reto de transformarse en un banco en el que sus funcionarios cada vez más se enfoquen en la realización de tareas con mayor valor agregado y menos en actividades vinculadas a lo transaccional y al manejo de efectivo, que pueden realizarse de manera más eficiente a través de plataformas digitales y de equipos autómatas.
En el caso del BROU, el mayor uso de la tecnología no implica una reducción de la plantilla porque, como comentamos anteriormente, hay amplios sectores de la población y del sector empresarial que todavía son escasamente atendidos por el banco. El gran desafío es lograr que se trabaje distinto y que las sucursales se conviertan en centros de negocios donde a los clientes se les brinden servicios de asesoramiento, venta y postventa. Todo esto sin descuidar el rol que el BROU tiene de banco de desarrollo, especializado en acompañar a las empresas y los proyectos de mayor porte.
¿Cuál es el cometido social que tiene un banco del Estado, que además tiene prácticamente la mitad del mercado? Es decir, ¿tiene un rol social, además del negocio?
En los últimos años nos hemos acostumbrado a que el BROU sea rentable. Eso es muy importante y debe continuar siendo así. Pero generar ganancias no es lo único a lo que debe apuntar el banco, una característica que se refleja en ciertas particularidades que seguirá manteniendo.
¿Por ejemplo?
El BROU está presente en lugares del país donde es muy difícil que opere otro banco. Además, se destaca por ofrecer en prácticamente todos los rubros de la actividad bancaria los precios más competitivos del mercado. Al mismo tiempo, se trata de un banco muy conservador en materia de otorgamiento de préstamos, lo que en algunos casos puede afectar sus niveles de colocación. Esto es así porque el BROU pertenece a todos los uruguayos y también porque es el banco que custodia la mayor parte de sus ahorros.
Teniendo en cuenta la realidad económica y las características del país, ¿qué líneas de negocio ve con más posibilidades de crecimiento para el BROU?
El sector de las micro, pequeñas y medianas empresas está muy desatendido por la banca en general y por el BROU en particular. Este año superamos la meta de sumar 5.000 nuevos dientes pertenecientes a este sector, y aspiramos a incorporar una cifra similar en 2018. Ahora tenemos que trabajar con estos nuevos clientes para ver cómo podemos ayudarlos a potenciar la operativa de sus empresas.
Pretendemos que la relación no se inicie necesariamente con el otorgamiento de financiamiento, sino a través de la provisión de productos y servicios que 1q> faciliten, por ejemplo, las actividades de cobro a clientes y de pagos a proveedores. A través de inversiones en tecnología y cambios organizacionales, el BROU se ha preparado para respaldar el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, y confiamos en que en los próximos años podrá acompañar e impulsar el crecimiento del sector.
¿Cómo ve el desarrollo del proceso de bancarización? ¿Marcha a la velocidad adecuada o el proceso debería tener otro ritmo?
El avance de la inclusión financiera es algo muy positivo para el país, porque democratiza el acceso a servicios que antes un porcentaje importante de la población veía como muy lejanos, y contribuye a hacer más eficiente y transparente el sistema de pagos de la economía. La velocidad de implementación ha sido adecuada y el Poder Ejecutivo ha sabido realizar los ajustes necesarios para contemplar situaciones especiales como la de los trabajadores del ámbito rural. Para el BROU, la aplicación de la Ley de Inclusión Financiera ha representado un gran reto. En dos años sumamos casi 300.000 nuevos clientes. Se trata de personas que eligieron al BROU para cobrar sus haberes teniendo la posibilidad de optar por otro banco o por algún emisor de dinero electrónico. En algunos momentos la concurrencia a nuestras sucursales fue masiva, pero el BROU se había preparado. Esto, sumado al esfuerzo de sus funcionarios, permitió satisfacer adecuadamente los picos de demanda de atención presencial.
A su vez, en el BROU se aprecia claramente la transformación que está experimentando el sistema de pagos. Por ejemplo, en los dos últimos años se duplicó el número de transacciones que se realizan en eBROU y se triplicaron las operaciones de compra con la tarjeta de débito RedBROU.
¿Hacia dónde tiende el negocio bancario?
El crecimiento de la banca digital es inexorable porque los clientes exigen y exigirán cada vez más servicios financieros Online de calidad. El BROU anticipó este nuevo escenario y por eso en los últimos años ha realizado importantes inversiones en materia tecnológica, orientadas a brindar a sus clientes la posibilidad de acceder a una amplia gama de servicios a través de la web transaccional eBROU y de la aplicación móvil AppBROU.
Hoy, por ejemplo, un cliente puede gestionar en el BROU un crédito al consumo desde su casa o desde un ómnibus, a la hora que desee, y con las condiciones más competitivas del mercado. Y el dinero le queda inmediatamente acreditado en su cuenta. También pueden pagar en cualquier momento y en cualquier lugar, una gran variedad de servicios y obligaciones -como Antel, UTE, OSE, BPS, DGI, gastos comunes, colegios, empresas de cable, entre otros- a través de Multipagos.
Muchas veces se habla de que, en comparación a los bancos, las FinTech se destacan por la agilidad y la comodidad que ofrecen a los usuarios. Pues bien, el BROU demuestra que los bancos también pueden poner a disposición de sus clientes servicios ágiles, cómodos y fáciles de utilizar.
Respecto a la regulación a nivel local, es esperable que continúe alineándose a la tendencia internacional, que en los últimos años se ha caracterizado por incrementar los requisitos de capital y las normativas a cumplir.

"En materia de volumen de negocios, medido en dólares, el BROU seguramente cerrará el año con un leve incremento con respecto a 2016"

"El mayor uso de la tecnología no implica una reducción de la plantilla porque hay amplios sectores de la población que todavía son escasamente atendidos por el BROU"


CON ADELA PELLEGRINO
"Vamos a ser otra vez un país de migrantes”
CARAS Y CARETAS, 29/12/2017
Adela Pellegrino es doctora en demografía histórica y fue una integrante clave en el conjunto de académicos que desarrollaron el estudio y la formación demográfica en Uruguay. Para ella el país está lejos de vivir un boom histórico de inmigración. Sin embargo, la doctora pronostica una llegada creciente de inmigrantes latinoamericanos durante las próximas décadas para los que Uruguay deberá eliminar todo resquicio de su xenofobia heredada, ya que estos suponen un valioso aporte para el país.
Según una investigación llevada adelante en el-año 2010 por Adela Pellegrino junto a Wanda Cabella, las últimas décadas han estado marcadas a nivel demográfico por el aumento de la esperanza de vida y la reducción de la cantidad de personas, menores de 30 años. En los años 90 la tasa de crecimiento de los menores de 15 años fue negativa (-3,2 por ciento), mientras que la población de entre 15 y 39 años se redujo de 7,3 por ciento a 4,1 por ciento. Estos datos se combinan con la tendencia creciente de la inmigración. Durante la última década, Uruguay ha entregado más de 34.000 residencias a extranjeros.
Según las últimas investigaciones llevadas a cabo por el compañero de Pellegrino, Martin Koolhaas, la población extranjera tiene marcadas desventajas en el acceso al empleo respecto a la población nacional. Asimismo aquellos extranjeros ocupados en Uruguay presentan mayor riesgo de sobre-calificación y de informalidad que los trabajadores autóctonos. Por otro lado, dentro de la población extranjera, las mujeres tienen menos oportunidades de insertarse en el mercado de trabajo; sin embargo, la investigación no halló un efecto negativo provocado por la doble condición mujer-inmigrante en los indicadores de calidad del empleo.
¿Cuáles son las líneas generales del impacto de las corrientes migratorias actuales en la sociedad uruguaya?
En primer lugar, la migración este año ha aumentado mucho, pero todavía no supone un impacto tan fuerte como para equipararlo con el contexto vivido en Uruguay a principios del siglo XX. Actualmente existe una corriente razonable en número, pero que aún no tiene un impacto tan pronunciado. Lo único que ya se nota, sobre todo en Montevideo, es que la presencia de inmigrantes es creciente. Los principales orígenes de los inmigrantes son Venezuela, Cuba, Santo Domingo (República Dominicana) y Colombia. Los venezolanos integran la corriente migratoria más grande y en este momento está creciendo mucho.
Creo que a pesar de los lugares comunes respecto a Uruguay, concebido como país de inmigrantes, mucha gente que hoy se sorprende coalas corrientes de recién llegados evidencia haberse olvidado de que éramos un país de migración. Sin embargo, me parece que hasta ahora hay un efecto bastante positivo porque los inmigrantes procedentes de Latinoamérica tienen un nivel educativo alto en general. Por lo menos, tienen un promedio de años de estudio superior al de la población residente en Uruguay. Esta tendencia se visibiliza especialmente en el caso de los venezolanos y los cubanos, que son de los grupos que más crecen en este momento.
¿Cómo recibe Uruguay a los migrantes?
Yo creo que el gobierno ha tomado políticas importantes. La ley de 2008 está muy influida por la legislación argentina; se basa en el enfoque que entiende la migración como derecho humano y eso es un avance importante respecto a la legislación anterior, que era bastante discriminatoria con algunos grupos. Entonces, la realidad migratoria cambió bastante con esta, ley y ahora hay que trasladar esa actitud aperturista hacia el conjunto de la población. Es muy importante que se empiecen a hacer campañas de apoyo orientadas a la sociedad para que acepten que vamos a ser otra vez un país de migrantes y que los necesitamos. Somos muy pocos y, además, la gente que está llegando integra una población interesante para el desarrollo del país.
Por todo ello, a nivel general, aún con sus luces y sus sombras, considero que los últimos gobiernos han manifestado una actitud mayoritariamente proclive a incorporar a la población extranjera. Hay toda una normativa que ayuda a integrar a la población a la hora de conseguir los documentos que permiten registrarse en el país sin hacer distinciones referidas a la procedencia del migrante. A veces se denuncia una actitud diferente entre algunos funcionarios, en la que opera la tradición excluyente y discriminatoria, pero esto es algo que se ha tratado de corregir bastante. No obstante, hay demoras importantes a nivel burocrático, a veces no hay funcionarios suficientes para llevar a cabo más rápido todo el proceso administrativo. Muchos recién llegados se quejan de un accionar fragmentado del Estado y señalan, asimismo, que existe una carencia de información y una falta de cumplimiento de los plazos en el otorgamiento de la documentación.
¿Cómo se gestiona este patrón a nivel de la población?
Es cierto que existe una preferencia entre la gente por los inmigrantes de origen europeo, especialmente italianos y españoles. Sin embargo, los historiadores han relatado que en el pasado siglo los nacionales tampoco aceptaban muy fácilmente a los italianos y a los españoles que llegaban por aquel entonces. Esto es parte del pensamiento excluyente que determina el rechazo al diferente, por eso pienso que es algo que siempre va a estar presente.
Por ello, creo que una de las cosas que el gobierno debe hacer es demostrar que la inmigración puede ser muy positiva para la sociedad uruguaya. Tenemos una población muy reducida con tendencia al envejecimiento, por tanto, los inmigrantes pueden aportar mucho en este país.
Ahora, las reacciones xenófobas siempre aparecen. Cuando uno ve esos comentarios terribles en los medios digitales y en las re-
des sociales, se asusta. De alguna forma, la tendencia discriminatoria uruguaya con los inmigrantes latinoamericanos respecto a los procedentes de países ricos conecta en parte con el imaginario identitario nacional, forjado en los albores de la República, por el que Uruguay se concebía como un país más cercano a Europa que a su propia región geográfica.
Hay una encuesta que se hizo en la Facultad de Ciencias Sociales bajo la dirección de Martin Koolhaas en la que se han identificado actitudes discriminatorias con la población inmigrante en más de 60 por ciento de la población. Esta proporción, además, es similar al porcentaje de aquellos que manifiestan rechazo a sus propios compatriotas retornantes. Muchos uruguayos retomados se quejan bastante de cómo la sociedad los ha recibido a su vuelta. Es alarmante que una parte de la sociedad tenga un resentimiento negativo con la población que se fue y vuelve. Los argumentos parten de concebir al migrante como una suerte de privilegiado por haber abandonado el país durante la época difícil, en comparación con quienes permanecieron aquí.
Este pensamiento se deriva en parte de la creciente competencia por el puesto de trabajo impuesta por el mercado. La misma cosmovisión se materializa también en la polémica existente en tomo al voto exterior por la que se defiende la pérdida del derecho a voto de ciudadanos uruguayos en la medida en que estos no estarían pagando impuestos en el país. Al igual que con la inmigración, la sociedad uruguaya tendría que aceptar el retomo porque es muy positivo para el país. Tanto los inmigrantes como los retornantes tienden a presentar un nivel educativo más alto que el del promedio de la población residente. Por tanto, un retomo considerable trae consigo la experiencia adquirida por la gente en el exterior, lo cual constituye un aporte fundamental, para el país.
¿Cuál es su pronóstico en torno a los patrones migratorios en la próxima década?
Yo hace tiempo que estoy diciendo que a crecer la inmigración. Uruguay es un país que en este momento está en un nivel relativamente bajo de desempleo con respecto a las tendencias recientes. Estamos mejor, y si el país tiene una actitud positiva hacia los inmigrantes, la gente va a querer instalarse. Sin embargo, no creo que vaya a haber un boom enorme de inmigración. Mi pronóstico es que el país va a recibir las dos cosas. Por un lado, inmigración latinoamericana; por otro, retorno, porque toda migración tiene una contrapartida de retomo, y también va a haber emigración porque Uruguay es un país chico y esto hace que a mucha gente le cueste encontrar proyectos que permitan satisfacer sus propósitos y objetivos.
Ese es un tema importante en el caso de Uruguay. Nosotros estamos terminando un trabajo sobre un censo de doctores académicos y a uno le impresiona muchísimo la cantidad de gente que ha terminado doctorado y que hoy están ubicados en países que uno nunca hubiera pensado, y están haciendo proyectos muy importantes y muy interesantes. Viendo estos datos, uno piensa todo lo que se podría hacer si se hubiera podido juntar a toda esa gente con la financiación adecuada. Algunos de ellos aportan bastante al país de distancia, pero también son una parte importante de las redes que posibilitan la captación de alumnos y profesionales.
Y eso va a dinamizar bastante la emigración, aunque actualmente no estemos viviendo una crisis terrible como en el pasado.
Por otro lado, con respecto a la emigración, la situación global se está tomando difícil. En este sentido, hay que tener en cuenta que los países a los que los uruguayos van son países marcados por situaciones complejas vinculadas a crisis económicas, como Argentina, Estados Unidos y España. En el caso de Argentina, en los últimos años se paró la emigración uruguaya porque el país está viviendo situaciones muy difíciles.
¿Qué medidas debería llevar adelante Uruguay para afrontar el envejecimiento de la población?
Este es un problema que enfrentan una gran cantidad de países.
Todos los países desarrollados están pensando cómo afrontar esta cuestión y, en general, las alternativas son estimular la inmigración y también el crecimiento de la fecundidad, cosa que en general no funciona. Esta es una sociedad muy diferente, donde la vida es mucho más larga, la convivencia de generaciones es mayor. Antes casi nadie conocía al bisabuelo y ahora es bastante común que las personas tengan bisnietos. Y esto cambia mucho las pautas de cohabitación, así como el mercado de trabajo, porque la renovación de las generaciones es más difícil.
Yo creo que la gente va a tratar de adaptar la economía y el mercado de trabajo a un mundo en el que la población no crece. Esto implica medidas como el eventual aumento de la edad de jubilación. En general, los países europeos tienen problemas sociales para incorporar inmigrantes, pero al mismo tiempo hay políticas que los impulsan, sobre todo en algunas profesiones y habilidades.

Valora este artículo
(0 votos)